Imprimir
Categoría de nivel principal o raíz: Tradiciones
También disponible:  Galician (Galego) 

LA HUERTA GALLEGA EN MAYO

En este mes del año se cuida en general mucho la huerta sacándole las malas hierbas y  acercándole la tierra a los cultivos de patatas, remolacha y  maíz.

Se siembran las alubias altas, se siguen trasplantando lechugas, pimientos, calabacines, acelgas, remolachas, pepinos....

Poner las guías a los tomates es otra labor de mayo, si aún no lo hiciste, ya que empiezan a tener el tamaño idóneo para comenzar a atarlos.

En el referente a las parras o viñedos cuando agruman los racimos se empiezan a aplicar las primeras manos de azufre y sulfato. Tener los viñedos estrados evita que salgan las malas hierbas, le da frescura a la tierra y evita que echemos herbicidas que no le hacen bien las cepas.

En mayo tenemos entre otras cosas cosecha de espinacas, guisantes, tirabeques, fresas y las primeras cerezas

+ COUSAS

El 3 de mayo es la Santa Cruz, fecha muy señalada en el calendario hortícola ya que a la helada que acostumbra a venir por este día se le teme por el gran estropicio que hace. Hielan patatas, vides, tomates y en general todo lo que está tierno en el exterior trasplantado, por eso la protección a los tomates se tiene que mantener hasta bien pasada la fecha.

En cuanto a los pimientos no será hasta después de 17 de mayo que se pondrán trasplantados a la huerta.
Hay a costumbre de ponerle una ramiña de laurel brocheta en la tierra a su lado para que le de sombra y el excesivo sol no los derrame.
En Galicia tenemos muchos tipos de pimientos. Arnoia, Ourense y Padrón son localidades que le dan nombre a las variedades. También cultivamos pimientos italianos y morróns.
En cuanto a las lechugas se acostumbra a tener en la huerta también todo tipo de variedades. Oreja de Mula ( ideal para el caldo gallego ), maravilla, riza y de hoja de roble, muy de moda en los últimos años.

Para proteger las prantas de las babosas y caracoles conviene ponerles alrededor cal viva para que no puedan acceder a ellas.
Recomendamos usar la ceniza sobrante de la cocina de leña, que fuimos guardando en sacos en invierno, para abonar y proteger los cultivos hortícolas.

A finales de mes ya sacamos las lechugas y los tomates de las botellas o los protectores. El lino ya está florido.
Los morteros de coles y puerros están creciendo para transplantarse en el próximo mes.
Mayo es el mes donde más se ve crecer la huerta, en apenas 20 días pasamos de ver nacer las cosas a estar en esplendor.

Pero sí de algo es mes mayo es de rosas. Rosas cultivadas y silvestres llenan las aldeas. De su belleza dan fe las fotos inferiores.